AMVAC - Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañia

 

Instalaciones radiológicas

Toda instalación de radiodiagnóstico necesita una Autorización de puesta en marcha. La puesta en marcha de los equipos de Rx debe ser presentada por sus titulares ante la Dirección Provincial de Industria de cada provincia o Comunidad. En Madrid se hará en la Dirección General de Industria, Energía y Minas. (C/ Cardenal Marcelo Spínola, 14).

Los impresos y la documentación adjunta pueden presentarse aquí o en cualquier oficina de registro de la Comunidad o Ayuntamiento que tenga firmado convenio de ventanilla única. Debe presentarse:

  1. Impreso genérico de solicitud cumplimentado.
  2. Declaración del titular sobre las previsiones de uso de la instalación y de sus condiciones de funcionamiento. (Anexo I. a) y I. b) - RD 1085/2009).
  3. Certificación de la Empresa de venta y asistencia técnica (EVAT) suministradora de los equipos. (Anexo II - RD 1085/2009).
  4. Certificado de la UTPR que asegure que los blindajes y la distribución de las salas son los adecuados, atendiendo a la carga de trabajo y al uso de las salas colindantes. (Anexo III - RD 1085/2009).
  5. Certificado de marca CE del equipo de Rayos X existente en la instalación.
  6. Certificado de prueba previa al uso clínico de los equipos suscrito por la empresa autorizada suministradora de los mismos (Pruebas de aceptación del equipo de rayos X).
  7. Centro de Dosimetría.
  8. Acreditación del director de la instalación. Toda instalación de Rayos X existente en una clínica veterinaria debe ser dirigida por un veterinario. El Título Acreditativo de Director de Instalaciones de Radiodiagnóstico Veterinario homologado por el Consejo General de Industria y Energía Nuclear es imperativo para poder trabajar con rayos X en Veterinaria.
  9. Programa de Protección Radiológica.
  10. Documento justificativo del pago de tasas.

Los aparatos de Rx con fines de diagnóstico médico no necesitan tener garantía de cobertura de riesgos nucleares. Según el Artículo 9.2 del Reglamento sobre instalaciones nucleares y radioactivas están exentos. Puede ser aconsejable contar con un seguro de responsabilidad civil, servirá el de la propia clínica si no tiene exención de este tipo de riesgo.

El proceso de autorización descrito se aplica igualmente para modificaciones de las instalaciones que ya se encuentran en funcionamiento y que puedan tener impacto en la seguridad y la protección radiológica.

Cuando una instalación de radiodiagnóstico deja de funcionar debe obtener una declaración de clausura que emitirá el órgano ejecutivo que en su momento concedió la autorización de funcionamiento. Para estos casos es necesario un Certificado de retirada de los equipos, bien emitida por una UTPR o bien por una empresa de asistencia técnica.
Una vez que las instalaciones se encuentran en operación, el CSN realiza el seguimiento y control de su funcionamiento. Este seguimiento se lleva a cabo por dos vías: evaluación de la información que se recibe sobre las instalaciones y la realización de visitas de inspección (a criterio del CSN).

Un resumen de todo ello figurará en un Informe Anual relativo a la instalación que el titular deberá remitir al Consejo de Seguridad Nuclear, en el caso de instalaciones con equipos de diagnóstico veterinario de manera bienal. Esta obligación puede ser cumplida por el propio titular o por la UTPR (en nombre del titular) con quien tenga contratada esa función.

Legislación

  • Ley 25/1964, del 29 de abril, sobre Energía Nuclear.
  • Real Decreto 1085/2009, del 3 de julio, por el que se regula la utilización de equipos e instalaciones de rayos X, con fines de diagnóstico médico.
  • Real Decreto 1836/1999, del 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento sobre instalaciones nucleares y radiactivas (BOE nÂș 313. 31/12/1999).
  • Real Decreto 783/2001, del 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre protección sanitaria contra radiaciones ionizantes.